LA FIGURA DEL ENTRENADOR EN DEPORTES DE RESISTENCIA

Entrando en las primeras semanas del año, asimilados los objetivos en forma de prueba y establecida la lista de aspectos a mejorar durante esta temporada: volúmenes, intensidades, desniveles, trabajos compensatorios, entrenamiento de la fuerza, mejora de aspectos técnicos, gestión de picos de forma, tipo de planificación, gestión de la disponibilidad para entrenar, nutrición, y un largo etcétera. Con todo este entramado de elementos que pueden hacer de nuestra temporada todo un éxito o fracaso nos surge la duda de si necesitamos la figura de un entrenador de deportes de resistencia que nos facilite esta tarea.
Vamos a ver cuáles son las ventajas de contar con el apoyo de un entrenador, siempre calificado, para hacer posible nuestros objetivos con máximas garantías de éxito.

SALUD
Independientemente de tu nivel, desde el momento que decides calzarte por primera vez unas deportivas para empezar a practicar deporte; o bien si ya has caído en la tentación de inscribirte a alguna competición, hay que tener en cuenta que lo que está en juego es tu salud. Por lo tanto, ponerte en manos de un profesional con experiencia en entrenamiento de deportes de resistencia será clave para prevenir lesiones y tener en cuenta riesgos a niveles de salud. Un error habitual es pensar que porque eres novato no necesitas el apoyo de un profesional; pero es incluso más recomendable para aquellas personas que se inician la competición popular.

MOTIVACIÓN
Tener el apoyo y seguimiento de un entrenador hará que te sientas siempre reforzado y tu evolución sea siempre positiva, y en los momentos de bajada de ánimos el apoyo emocional no te faltará.

EFICIENCIA El aspecto más limitante a la hora de afrontar nuevos retos es la falta de tiempo, de hacer compatible trabajo, familia, compromisos y entrenamientos. Un buen entrenador hará maximizar tu rendimiento según tus posibilidades, buscando los mejores recursos para hacer posible que conviertas tus sueños en metas. También es necesario que el entrenador sea realista contigo y tus posibilidades, tal vez sientes que al principio te limita un poco tus ansias de lograr grandes objetivos, pero no olvides que hay que construir la casa por los cimientos.

ORDEN Y RIGOR
La tarea más importante del entrenador es poner orden en las sesiones de entrenamiento siguiendo los principios del entrenamiento, presentando una planificación individualizada y adaptada a tus necesidades y capacidades. Nunca se ha de adaptar al deportista a la planificación, si es así plantéate si estás en buenas manos.

DISCIPLINA Y CONSTANCIA
Sin tratarse de una planificación cerrada, se crea una relación de compromiso de cumplimiento de objetivos y entrenamientos. El simple hecho de estar pagando por unos entrenamientos hace que te comprometas y seas constante al 100%. Aun así, debe haber una relación de confianza entre el deportista y el entrenador, para poder perdonar algún entrenamiento por causas externas.

TÉCNICA
Especialmente al principio, y en aquellas disciplinas donde la técnica tiene un papel clave en el rendimiento, como la carrera o la natación, es necesario que el entrenador tenga en cuenta los aspectos técnicos y no sólo los aspectos de rendimiento. Un buen entrenador dedicará tiempo a los trabajos de técnica en las fases iniciales de la temporada, en el caso de no poder ser de forma presencial hay recursos tecnológicos para facilitar estas tareas como los simple hecho de grabar un vídeo para analizar y corregir deficiencias técnicas.

EXPERIENCIA
Las primeras participaciones en competiciones serán un mar de incógnitas y dudas a escala logística: inscripción, recogida de dorsales, chip, material obligatorio, apertura de box, revisión de material, zona de transiciones, bolsas de transiciones, avituallamientos, zona de salida, alimentación, etc. Todas estas dudas y la tensión que pueden provocar, se verán reducidos si te encuentras en manos de un buen profesional, que te dé las mejores recomendaciones y consejos para evitar errores de novato que puedan hacer de tus participaciones competitivas en un auténtico fracaso.

Viendo todas estas ventajas, parece que no quedan dudas sobre la importancia de la figura de un entrenador que ponga orden a tus entrenamientos y garantice tu éxito. Pero recuerda que no cualquiera puede ser un buen entrenador. Recuerda que una atleta que tiene grandes éxitos deportivos no tiene por qué ser un buen entrenador, a no ser que además de ser un gran deportista también tenga una calificación deportiva profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *